Poco a poco, el espíritu navideño va asomando en este mes de noviembre que está tocando a su fin. Las calles principales de Madrid y las fachadas de algunos de los monumentos arquitectónicos más emblemáticos ya están adornados con guirlandas, cortinas y cadenetas de luces. Pequeños y grandes comercios de la capital van cambiando sus escaparates para montar otros nuevos que incorporen adornos navideños. En las casas con niños no paran de hojearse catálogos de juguetes, y turrones, polvorones y demás dulces navideños se amontonan en los pasillos de los supermercados. Detalle a detalle, todo hace que nos contagiemos de ese espíritu festivo.

En los atelieres de moda también vivimos este periodo del año con fruición. Son fechas muy bonitas, repletas de celebraciones que requieren de las vestimentas adecuadas. Y ahí, precisamente, entra en juego nuestra labor. Para que todo salga bien hay una única receta: planificación, planificación y planificación. Cuando tenemos una boda, una comunión o un bautizo, todos nuestros esfuerzos se concentran en un único evento. Sin embargo, la Navidad es una época mucho más compleja porque se agolpan los días señalados: Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo, la noche de Reyes y Reyes, a los que hay que sumar las cenas de empresas y de amigos. Para no agobiarnos con los estilismos, siempre suelo dar varios consejos que, creo, pueden ser de mucha utilidad.

Sé tú misma. Para ello, elige looks con los que te sientas segura al 100%. No te dejes arrastrar por tendencias que no van contigo.

Haz primar tu comodidad. No trates de lucir trajes complicados que sean una molestia. Estarás pendiente solo del modelo y serás incapaz de disfrutar la fiesta.

Juega con los contrastes. Combina una falda de fantasía con la formalidad de una camisa blanca. O la seriedad de pantalón de vestir con un top de lo más sugerente. La receta es infalible.

Apuesta por los tejidos, los materiales y los colores de fiesta: los encajes, los terciopelos, las lentejuelas, las estolas de pelo, el plateado, el dorado… Este es el momento de lucirlos.

Repite. No tengas miedo a volver a ponerte un modelo de hace años. Si sabes jugar con los complementos harás que parezca otro distinto.

Y el último consejo, si necesitas ayuda, no dudes en pedirla. ¡Ya sabes que nuestras puertas siempre estarán abiertas para ti!

viernes18dediciembre-copia